Cómo colocar césped artificial

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Al instalar césped artificial sobre una superficie de tierra o baldosa se debe preparar antes el terreno, por eso te mostramos paso a paso cómo colocar césped artificial.

A todo el mundo le gusta disponer de una zona verde al lado de su casa, donde poder tomar el sol en verano y que dé alegría a la casa en los fríos meses de invierno. En muchos campings ya utilizan este sistema de cara al verano, enfocados para las personas que quieran llevar sus tiendas de campaña. Sin embargo, no todos podemos permitirnos el lujo de cuidar adecuadamente una zona de césped natural (que requiere de un sistema de riego adecuado, entre otras cosas), así que el césped artificial es una gran alternativa al alcance de todos los bolsillos.

Colocar césped artificial es relativamente barato, sencillo y rápido, ya se coloque sobre suelo de baldosas o cemento o sobre tierra, y además es muy fácil de mantener en buenas condiciones. No en vano se trata de un material plástico resistente cuya primera función fue servir de zona de paseo para perros en las ciudades inglesas de finales del siglo XIX y se limpia con un simple manguerazo.

Colocar césped artificial

El césped artificial puede colocarse sobre cualquier tipo de superficies, pero lo más habitual es colocarlo sobre suelos de tierra, en jardines, para reducir los cuidados, o sobre baldosas en patios y terrazas.

Cómo colocar césped artificial sobre tierra

Para instalar el césped artificial sobre suelos de tierra necesitaremos:

  •  Un cúter grande, que pueda cortar a través de hasta 35 mm de césped.
  •  Una regla.
  • Clavos y un martillo.
  • Malla anti malas hierbas.
  •  Arena de sílice (opcional).
  • Un cepillo de cerdas duras.
  • Cinta adhesiva de doble cara.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  •  Preparar el terreno: arrancar todas las malas hierbas, rociar el terreno con herbicida y esparcir arena o grava por encima para igualarlo y que no queden huecos bajo el césped. Regar en abundancia y pasar un rodillo para asentar la tierra. Inicialmente se coloca una malla anti-hierbajos para evitar que vuelvan a crecer bajo el césped artificial. Para fijar la malla al terreno es conveniente usar el martillo y clavos largos y solapar cada tira de malla con la siguiente. Es importante cubrir todo el terreno.
  •  Cortar las piezas de césped: Hay que estirar los rollos de césped sobre la malla fijándose en que las hojas apunten todas en la misma dirección para que el resultado final sea lo más realista posible. Una vez colocadas, recortar las partes sobrantes, tras asegurarse de que no quedan espacios entre unas y otras. Antes de recortar cualquier parte del césped es crucial medir las veces que haga falta. Mide dos veces, corta una.
  •  Pega el césped a la malla: coloca la banda adhesiva bajo el césped en las juntas entre distintas piezas y asegúrate que ambas piezas quedan bien pegadas a ella. Para reforzar la unión, clava un clavo cada metro aproximadamente, siguiendo la línea de las juntas.
  •  Dale un acabado más natural: Reparte arena de sílice sobre el césped. La arena es opcional, pero le da un toque más natural al pisarlo, evita que el césped se recaliente en verano y además ayuda a mantener erguidas las «hojas». Si se usa, hay que esparcirla y luego cepillar el césped para que se reparta bien, de manera uniforme.

Cómo colocar césped artificial sobre baldosa

Sobre baldosas, la instalación es más simple, ya que no se trata de una superficie desigual. No obstante, cuesta un poquito más asegurarlo para que no se mueva. Los pasos a seguir serían los tres últimos del apartado anterior, evitando evidentemente el uso de clavos, martillos y otros artilugios agresivos para las baldosas. En este caso, y en cualquier otro suelo duro, como el cemento o la piedra, la colocación se hace sólo con las cintas autoadhesivas y, si se puede, con algún tipo de cola de impacto o silicona de sellado en los bordes exteriores de la zona en la que se coloque el césped.

La ventaja del césped colocado sobre baldosas y otros suelos duros es que en un suelo de obra se puede colocar cualquier tipo de césped con una gran rapidez, pero el tacto nunca será igual que en un suelo de tierra ya que, aunque el césped sea de buena calidad, siempre lo notaremos muy duro bajo nuestros pies. En algunos casos, cuando la colocación de césped artificial se va a hacer de manera combinada con la colocación de tarima sobre un suelo duro preexistente, como en el entorno de piscinas, por ejemplo, es importante colocar primero la tarima y luego el césped, ya que así evitaremos que el serrín de los cortes de la tarima caiga sobre el césped y, además, es más sencillo adaptar los cortes de césped a la tarima que la tarima al césped.

En todo caso, hay que asegurarse de que la zona en que se va a colocar el césped tenga un correcto sistema de drenaje, ya que el césped sí lo tiene y el agua se va a filtrar bajo las piezas de césped, pudiendo resultar fatal si se encharca allí. Si se va a colocar en una terraza, por ejemplo, es importante tender a este punto en primer lugar.

Leave a Comment